Home

La certidumbre de que todo está escrito nos anula o nos afantasma.

Jorge Luis Borges, La Biblioteca de Babel (Ficciones)

Tras la carambola del post anterior, mero ejercicio retórico, se esconde la historia de un cuento que se le atribuye a Borges de forma habitual pero que tiene una historia, algo olvidada y que conviene recordar.

En el año 1901, el filósofo, científico y escritor (padre de la ciencia ficción alemana según los expertos) Kurd Lasswitz publicaba “La biblioteca universal” en el que establecía las bases de una biblioteca infinita en la que se contenía todo el saber escrito, por escribir o no escrito, pero también millones de volúmenes inútiles y sin aparente sentido. El autor, que sabe que está siendo leído, ironiza ante el lector:

Pero le advierto que sus lectores van a llegar a la conclusión de que se trata de un extracto de uno de los volúmenes superfluos de la Biblioteca Universal.

En el año 1939, Borges, conocedor del cuento, publica un ensayo literario titulado “La biblioteca total”, un recorrido histórico por el concepto que presentó por primera vez Lasswitz pero que había sido intuido desde la Antigua Grecia. En el año 1944 va más allá y añade al cuento del alemán su visión metafísica y la eternidad que supondría conocerla.

La biblioteca no cayó en el olvido. Si el lector es avispado, su principal pregunta será la de si la Biblioteca es infinita, y si no lo es, cuántos volúmenes tendrá. El cálculo, a partir del número de estanterías, tamaño de los libros, etc. se puede descargar de aquí, pues excede el límite de caracteres de wordpress: 1.834.098 dígitos.

Anuncios