Home

Ítaca

La patria perdida, casi olvidada
la vida que se escapa;
tejida en sueños, arrebatada;

no vuelven las olas al mar,
perdidas en la memoria de Apolo,
y en las piernas de Penélope.

ya la cabeza cana, el perro viejo,
el mendigo pobre y el criado ciego
el bastón de madera y el pastor Filetio

cuando a la tarde alcanza, el último rayo
termina el sudario y cae el hilo
Ulises derrama la sangre con sus manos
Ítaca tiene rey, Telémaco vuelve a ser hijo.

Anuncios